23 de mayo de 2007

Querido Diario: Retazos de una vida pasada, demasiado presente [Día 45]

¿Qué más da como se defina el amor si al final del todo no lo has sentido alguna vez como simil de mariposas revolotear en tus entrañas?
Demasiados sentimientos a la vez, amistad que nos une y yo no dejo de pensar en tus ojos hoy; escucho canciones que me recuerdan demasiado a ti, intento hacer caso omiso y me siento cuál topo en su madriguera. Primera relación que no acaba en lágrimas cada noche al acostarse. Escudriñas palabras que se quedan en los dedos de las manos con un futuro incierto sin saber si llegarán hasta tus oídos. Y es que hoy sólo necesitaría tener el valor para averiguar si aquella noche, la de aquel día, nuestras miradas provocaban algo más que un simple soplido de velas. Esperaré hasta que mi paciencia le gane el pulso al valor para decirte que te voy a esperar demasiado.
No tengo intención de ponerle nombre a nuestros futuros besos, porque perdería tiempo para estar contigo, no pienso marcar un espacio de actuación tan sólo me limito a observarte, no escucho el silencio por cubrir estos instantes con palabras, no siento ni padezco...
Vuelvo, vuelvo y muero...Y desde lejos tu voz, con indicios de este adiós...
Que te niegue el derecho del perdón y la vida útil de tus pasiones para conmigo tiene que ver con el contrato que he firmado con mi corazón, indefinido con opción de alquiler y sin poder de negociación para la adquisición de acciones...
Que pensabas, ¿que te esperaría hasta el amanecer? Hoy no ha sido ese día, no;
hoy me agarré fuerte de la mano que me dá de comer...

5 comentarios:

Wendy dijo...

Y hacía tiempo que no me emocionaba tanto, que no se me escapaba el corazon a cada final de frase, tiempo que mis dedos no temblaban al intentar expresar lo que siento por medio de un teclado.

Impresionante.

Un besazo desde mis nubes de fresa,
hoy no todo lo optimistas que deberían.

Mua.

Jonás Bernabéu dijo...

Eso se llama desenamorarse de una ilusión, salir de la piscina. Tú, por lo menos, entraste más allá de los tobillos, yo apenas ya hundo los dedos en el agua.

noe dijo...

Como siempre, precioso... Me encanta como expresas sentimientos!!

Wendy dijo...

Pst pst..

que necesito más de sus palabras,
que confieso haberme vuelto casi adicta, que ya he recorrido tu rincon de arriba a bajo, de derecha izquierda, y hasta en diagonal...

Un besito en el cajon de la mesilla.

Irvine dijo...

cada huella del pasado, nos indica por qué camino andar en nuestro presente...





gracias, tu rincón también está lleno de encanto :)