22 de mayo de 2007

Querido Diario: Ella...[Día 44]

Hoy parece que todo esté al revés,
hoy me he caido al tumbarme demasiado cerca del suelo.
Y tú, tú que apareces cuando te hago desaparecer,
que me inundas de todos los buenos pensamientos que ayer decidí alejar.
Ahora puede que yo sea ella:
Ella camina lento, el tiempo no corre detrás suyo,
se ha propuesto llegar a la meta, aunque lo haga la última.
Ella hoy se ha pintado las mejillas del tono de sus ojos verde mar.
Ella hace que la ley de la compensación sea justa, no llora por bobadas, pero lo hace a diario.
Ella se sienta en el último asiento del último vagón, siempre esperándole a él.
Puede que sea ella la que haya barrido todas estas acera anegadas con sus pestañas por no ir mirando al frente.
Y lo más probable es que sea ella, la misma que te espera callada, que no habla por miedo y que sigue preguntandose "y si..." Sí, seguro que soy yo...o ella

1 comentario:

Mysteries dijo...

Y tanas cosas por barrer con las pestañas
que apenas levantas la cabeza
para pobservar a allí
a lo lejos
su silueta
espera ser remarcada con tus dedos.

Guapa.

Miss. muak!