2 de mayo de 2007

Querido Diario: No sé si "Soy yo..."[Día 40]

Vuelvo a despertar entre un mar de dudas,
que se ahogan en mis sudores,
que inundan este cuerpo sin vida,
¿soy yo?
O tu que ya no estás.
Abro la puerta desvío al paraíso
y me pongo a cantar.
Fiel sintonía
amanece junto a mi,
en la punta de unos dedos frágiles de tocar,
a su lado con voz rasgada escudriña una canción mi voz.
A ti que me lo has dado todo,
por sonrisas en madrugadas difíciles,
lágrimas en atardeceres innecesarios.
Cada noche en soledad,
me acecha el frío con la mirada,
intento imaginar los días en que mis manos se perdían
en busca de aventura en un cuerpo inerte llenos de sensaciones,
cuando el aliento de tantos miles se concentraba en uno solo
y me acariciaba el cuello.
Y al cerrar los ojos de nuevo,
cuando nadie me ve,
es su rostro el que se acerca a mi memoria,
el que juega con mis labios intentando hacerlos desaparecer,
el que me roba un beso...

Podría callarme,
encerrar las palabras que te inventé
y abandonar al menos dos de mis cinco sentidos a su suerte...
Podría aprender,
no dibujar mares de emoción en los cuatro rincones de tú habitación...
Podría cegarme,
mintiéndole al pasado y ocultándome del futuro...
Podría...
incluso vivir del presente...

Muy pronto beberé de lo que me sobra mientras regalo lo que me falta,
creerme mis propias mentiras deduciendo que me falta demasiado,
prefiero ser vagabundo de las palabras si en mi travesía me acompaña ella,
casi siempre amiga fiel.
Esperaré un segundo más,
dejaré de moverme evitando la rotación de la tierra
sin perder el equilibrio por miedo quizás a perder mi corona.
Emprenderé el vuelo hacia el olvido,
en contra de todo lo vivido,
sin rumbo dirigido,
dejando atrás el camino seguido...

Se deshizo de viejas telarañas,
entre unos ojos que no se dejaban mirar por todo el mundo.
Ojos incomprendidos en un mundo relajado,
con demasiada prisa y sin mucha pausa.
Como insertada en aquel borde,
detrás de ese espejismo,
luces brillaban desde mis ojos hacia el cielo...
Intento pactar con el diablo,
el reloj sonaba sin cesar.
Un sacrificio ante un astro que reinaba en su mundo,
Mundo de sombras y silencios,
mientras sus alas se quebraban...
decidió dejarle su despedida...

Podría callarme,
encerrar las palabras que te inventé
y abandonar al menos dos de mis cinco sentidos a su suerte...
Podría aprender,
no dibujar mares de emoción en los cuatro rincones de tú habitación...
Podría cegarme,
mintiéndole al pasado y ocultándome del futuro...
Podría...
incluso vivir del presente...

Locura efímera,
que me ronda cuando tropiezo con papeles blancos,
como hojas caídas en los días más bochornosos de este otoño,
tan grisáceo y frío que se me presenta,
cuando al mover mis dedos sobre estas cuerdas consigo en la justa medida
expresar razones del corazón que la razón desconoce.
Voces eternas,
hablan de un presente imaginado
jugando en contra de un pasado soñado
Expresan como lecciones,
si te enamoras que sea de la vida,
compañera fiel desde el principio hasta el final,
asesina de tu propio destino escrito sobre papeles arrugados entre mis manos...

5 comentarios:

burbujalazul dijo...

Hola, me parece mucho de cierto lo que escribes, salu2
yo tambien no quiero tomar como diario mi blog, pero es buena forma de sacar todo lo que traes en la cabeza y en el corazon,

SOBREVIVIRE dijo...

Precioso tú Diario, preciosos pensamientos que comparto contigo, preciosa incluso haces la tristeza.
¿Sabes? hace tiempo que me enamoré de la vida, aún así, me gusta que me lo recuerden.
Seguiré tus días...
Besos sorprendidos!

SOBREVIVIRE dijo...

Precioso tú Diario, preciosos pensamientos que comparto contigo, preciosa incluso haces la tristeza.
¿Sabes? hace tiempo que me enamoré de la vida, aún así, me gusta que me lo recuerden.
Seguiré tus días...
Besos sorprendidos!

Mysteries dijo...

Y el pasado se pierde entre tús dedos.

Para dejarte juguetear...

Con el presente entre tús labios.

Guapa, como me gusta leerte, por dió!.

Disfruta de la nit, ;).

Miss.

noe dijo...

como siempre, bellísimo.