7 de diciembre de 2008

Querido Diario: Bring the pain...[Dia 120]

El dolor adopta formas diversas: una punzada, una leve molestia… Dolor sin más, el dolor con el que convivimos a diario, pero hay un dolor que no podemos ignorar, un dolor tan enorme que borra todo lo demás, y hace que el mundo se desvanezca, hasta que solo podemos pensar en cuanto daño hemos hecho, como enfrentarnos al dolor depende de nosotros. El dolor hay que anestesiarlo, aguantarlo, aceptarlo, ignorarlo. Para algunos la mejor manera de enfrentarse a el es seguir viviendo.
El dolor solo hay que aguantarlo, esperar a que se vaya por si solo y a que la herida que lo ha causado cicatrice, no hay soluciones ni respuestas sencillas, solo hay que respirar hondo y esperar a que se calme. La mayoría de las veces el dolor puede aliviarse, pero a veces llega cuando menos te lo esperas, te da un golpe bajo y no te deja levantarte. Hay que aprender a aceptar el dolor, porque lo cierto es que nunca te abandona y la vida siempre lo acrecienta.

Y yo he aprendido;
He aprendido que dos personas pueden mirar a la misma cosa y ver totalmente algo diferente. He aprendido que tanto escribir como hablar puede aliviar los dolores emocionales.
He aprendido que los títulos en la pared no nos convierten en seres humanos decentes.
He aprendido que aunque las palabra amor pueda tener diferentes significados, pierde su valor cuando se utiliza con ligereza.
He aprendido que es muy difícil determinar dónde fijar el límite entre no herir los sentimientos de los demás y defender lo que creo.
He aprendido que el miedo es el peor enemigo al que puedes enfrentarte.
He aprendido que puedo entender con una mirada muchas más cosas que con cien explicaciones.
He aprendido que la vida nos pone en un lugar y en momentos equivocados con el fin de enseñarnos a encontrarnos a nosotros mismos.
He aprendido que el sonido del corazón es la mejor guía para seguir hacia delante.
He aprendido que por más que me empeñe en autoconvencerme, llegará un momento en el que el sonido ensordezca.
He aprendido que por muy victima que me sienta, siempre hay alguien más herido que yo.

7 comentarios:

ocram5 dijo...

Hola Judit, has aprendido tantas cosas... ese es un buen motivo para alegrarse, en la vida se aprende de los pasos que damos, de los errores que cometemos, de los maestros que nos encontramos... de todo. Tu post es un chorro de alcohol para tu herida que pronto cicatrizara.
Yo también aprendo leyéndote, un beso.

Casandra dijo...

Claro que sí, cariño, los años te enseñan a enfrentarte al dolor!! UN BESO Y SIGUE APRENDIENDO, CADA VEZ SERÁS MÁS FUERTE!!! MUAK!!! ;o)

Sandra dijo...

Nena no hay peor dolor que aquel que no es físico, el dolor del alma, ese es el mas dificil de cicratizar y el que mas duele.

Un besete.

Carnmars dijo...

Has aprendido mucho y lo importantes es q te queda muchísimo más aprender...El dolor??? uff mal día!!!!...A veces pensamos q ha cicatrizado y sigue ahí, es dificil ignorarlo, hacer q se vaya, pero no imposible!!!

Así q a seguir luchando!!

Besicos.

Glenn K. dijo...

Recien te leo y me encantó tu post!!

Algo que es importante es jamas dejar de aprender, y sin duda para ello las situaciones mas jodidas son las uqe mas nos enseñan aunque en el mismo instante no lo veamos

Prometo regresar por aquí...

principito dijo...

Siempre se aprenden cosas tanto en los buenos momentos como en los malos. Lo importante es q haya más de los primeros q de los segundos.

Un besito y ánimo Judit.

Muaka dijo...

Muy de acuerdo con tus palabras el dolor te enseña y te hace fuerte y escribir es una manera de aliviar un poco el dolor... mucho animo!

Un beso!