8 de junio de 2007

Querido Diario: Tú la pluma, yo el papel...[Día 47]

Hoy me vuelvo a encontrar perdida entres estas putas cuatro paredes,
vuelves a aparecer en mis sueños y cuando amanece,
no te encuentro al otro lado de la cama, ya te has ido.
Llevo mucho tiempo buscando el mejor modo de alcanzarte
y me he dado cuenta de que no es el transiveriano.
Desisto de mi búsqueda y nado en profundos mares,
escondiendo mis tesoros porque son todos tuyos.
No dejo de pensar en el tiempo que echamos a perder,
los oídos que regalamos a extraños que no sabían nada de tí ni de mi...
Para mí nunca existió un verano que me llevase por otros derroteros,
porque en todo lo que hice siempre estabas tú...
Ahora que mi vida ha cambiado, apareces de manera difusa
y yo estoy casi segura de que no te quiero terminar de ver.
Empecé un camino, a nado junto al mar que baña sus ojos, pero nunca es suficiente.
Ahora que mi mente se aleja de cualquier pensamiento fugaz, ahora que lo que acabó parece que empieza...ya no sé si reirme o lloverte una vez más...
Puede que este sea uno de esos diarios comenzados y nunca acabados...
Aquí te dejo la pluma, yo soy el papel...

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Este texto es muy bonito,la verdad. Yo también tengo un blog y me gustaría que me dejaras un comentario. Lo podrás encontrar poniendo el camarote del pirata pata de palo. Besos.

noe dijo...

es precioso... como siempre.

SP dijo...

comparto, un texto muy lindo.
y comparto, un sentimiento en esas palabras.

pero no dejo que él sea la pluma
ya no más.

saludos!
muy buen blog!

Wendy dijo...

Y prometeme que bastará con cerrar fuerte los ojos...
y podré elegir entre verte o perderte...
pero no quiero que todo vuelva a depender de un hilo, empujado por el aire...

Algún día prometo enseñarte ha hacer papiroflexia con los mapas, no sabes lo fácil que puede llegar a ser cortar distancias.

Un besazo!

precioso..

Wendy dijo...

• Que por mucho que cierres los ojos, nunca dejarás de ver[le].


• Que por mucho que aprietes los puños, no dejarás de sentir[lo]...

Grabados a fuego...los recuerdos.

Mua!

Jonás Bernabéu dijo...

Los diarios, lamentablemente, nunca se acaban, siempre se dejan a la mitad, con labios regalados, corazones alquilados, sentimientos violados, recuerdos aniquilados e ilusiones... ilusiones varias.

Sólo te digo que tú tienes que dominar la pluma y el papel.

Bonito textoo, sí sí.
Abracetees

SOBREVIVIRE dijo...

Dicen que las cuatro paredes que forman una casa, es el lugar que protege a los soñadores. Pueden ocurrir cosas increíblemente buenas en ella, incluso después de mucho tiempo...Esa es la gran sorpresa, el gran logro.
(Preciosa pluma, precioso papel)