28 de agosto de 2009

Querido Diario: Madrid [Dia 145]

Porque tenemos todo cerca, incluso el mar, y porque no le falta de nada. Porque pase lo que pase por la noche, a la mañana siguiente sigue ahí; y así, recién levantada, sin maquillar, está guapísima. Por las cosas curiosas por descubrir. Porque es una gran casa llena de los de siempre y de invitados siempre bienvenidos. Porque los camareros simpáticos de sus bares son de los mejorcito de la ciudad. Porque en Madrid nació la Movida. Porque Madrid no te pregunta nada para aceptarte. Porque aunque no tenemos mar, realmente no hace falta. Por su gente, porque para chulos, los madrileños. Porque es la ciudad donde mejor se tiran las cañas.Porque todos los día hay conciertos, teatro, espectáculos en varios sitios. Porque transmite cercanía, libertad y ganas de hacer algo nuevo e interesante cada día. Porque puedes salir de compras o de marcha cualquier día de la semana, encontrar cosas interesantes que hacer y gente con quién compartirlo. Porque Madrid tiene el efecto Woody Allen, porque él adoraba Manhattan ya que a las 3 de la tarde podía comer chop suey en la calle. En Madrid se pueden comer tallarines chinos en la Gran Vía. Porque nunca será moderna, exótica ni vanguardista, porque todo eso destroza las ciudades. Por salir de cañas, por las oportunidades que ofrece de encontrar nuevas vías (trabajo, amigos…) y la oferta cultural y su buena ubicación geográfica. Porque es cutre sin pretensiones. Por las chicas que le dan color a la ciudad. Por ser un pueblo de 6 millones de habitantes. Por ese “puedo y no quiero” tan asumido, tan extremo, tan caótico, que ni te das cuenta y disfrutas a cada instante en la calle.Por su frenético ritmo, que nos lleva al límite pero que nos mantiene siempre a tope. Por la cantidad de oportunidades y cosas que descubrirán las futuras generaciones. Por los típicos sitios turísticos cuando están vacíos y acaba de pasar la máquina que moja el suelo. Porque en Madrid corres el riesgo de proponerte algo y conseguirlo. Porque todo el mundo llega tarde a los sitios. Por el ambiente de los sábados por la tarde en Preciados y los domingos en el Rastro.
Porque si Sabina se vino a vivir aquí, por algo será.
Por las gentes manifestándose en sus calles. Porque puedes comer cada día en un restaurante distinto, o tomar una copa en un sitio distinto… y no se acaban. Porque en Madrid pierdes al 100% tu identidad, eres una hormiga más en un hormiguero inmenso. Por el ambientillo de Malasaña y los conciertos chulos. Porque está en el centro de España y es más fácil llegar a otras ciudades. Por el caos que subyace en cada esquina, que es lo que la hace estar viva.Porque siempre hay cultura en esta ciudad, aunque pocas veces da tiempo y dinero para disfrutarla. Porque cada vez que llueve, acaba colapsándose. Por su impresionante luz. Porque no suele llover mucho. Por el Rastro y las cañas posteriores. Porque con el transporte público se tarda poco en llegar al aeropuerto.Por los balcones y las callejuelas de Huertas, con sus tejados y las azoteas con esculturas. Por su eclecticismo y su falta de fundamentalismo. Porque no es una ciudad sectaria, acepta a todos. Porque se puede pasear por la Gran Vía una y otra vez y cada vuelta es diferente. Por el cielo, que es único. Porque es una ciudad con mucha historia todavía por escribir.Por las calles de Lavapiés, y porque hay un mar de gente de colores. Porque no pertenece a nadie y está tan viva que ha sobrevivido 16 años de administraciones tratando de convertirla en otra aburrida y ordenada ciudad europea. Por sus terrazas al aire libre. Porque es una ciudad de encuentros, comunicación e integración. Por sus parques. Por la poca distancia que hay entre la calle del Acuerdo y la del Desengaño. Porque siempre hay gente en la calle, sea la hora que sea, haga frío o calor. Porque Madrid se cae de guapa. Por sus atardeceres reflejados en los edificios. Por su piel que es la noche. Por su casco antiguo. Porque en el Metro se respira una magia extraña que no sale a la superficie: esa energía vibrante capaz de favorecer encuentro fortuitos.Porque en mayo tenemos dos días de fiesta.Porque acoge, protege y cuida. Porque cada uno tiene su hueco. Por el olor de las calles regadas las noches de verano. Porque aunque estés deseando escaparte los fines de semana, la acabas echando de menos. Porque es una ciudad abierta las 24 horas. Porque puedes caminar para todos lados.Porque en 10 minutos estás en todas partes. Porque siempre hay un plan para dentro de media hora. Porque cuando te bajas en Atocha, te quedas en Madrid.
Las niñas ya no quieren ser princesas.
Pongamos que hablo de...

6 comentarios:

Diario de nuestros pensamientos dijo...

estoy deacuerdo contigo.. Madrid es madrid!

Saluditos

Anónimo dijo...

there's no place like home, q dirían los ingleses...
besos

kate_

Paloma dijo...

precioso
yo adoro mi cuidad pero no a la gente que vive en ella

un beso

David - Panda de Tolos dijo...

Impresionante, la mejor descripción de nuestra ciudad que he leído nunca, y la más emotiva sin dejar de ser realista. Madrid no tiene nada que ver con otras grandes capitales europeas... ni falta que le hace.
Y aunque a veces la lleguemos a odiar, en cuiando salimos de ella dos días... cómo la extrañamos!!
Muy bueno,
un beso.

SaNti dijo...

Vaya, me han entrado más ganas de ir a Madrid. Espero algún día poder vivir todo lo que has escrito. Y si es verdad que las cañas se tiran mejor ahí que en Granada, ya sí que de Madrid, al cielo.
Un saludo

Anónimo dijo...

LA ECHAS DE MENOS??????


Me dejas de piedra Jolist...de piedra :)