16 de enero de 2009

Querido Diario: Lo siento...[Día 125]

A veces me gustaría reconocer que me he equivocado, confesarte que por un momento me senti volar...e incluso hacer que se parase el tiempo en cualquier momento junto a ti y que nunca hubiese llegado este día. A veces sucede, que cuando menos lo esperas... en el rincón mas insospechado... en la situación menos ocurrente... aparece alguien que consigue que aquellas cosas que necesitabas sucedieran, las hace realidad con tan solo chasquear los dedos.
Y por fin ha llegado el día, quedándome en la realidad del suelo he sentido como te alejabas y como esta despedida no era más que un frío adiós.
Los seres humanos necesitamos muchas cosas para sentirnos vivos: familia, amor, sexo, pero solo necesitamos una cosa para realmente estar vivos... necesitamos un corazón que lata y cuando nuestro corazón está en peligro respondemos en una de estas dos maneras: corremos o atacamos, hay un termino cientifico para eso, lucha o muere, es nuestro instinto, no podemos controlarlo, ¿o sí?
Y tú eras mi razón...

7 comentarios:

Antihéroe dijo...

Te siento volar de nuevo.
No pares.

Glenn K. dijo...

Y si hay una caida... nos acobardamos y protegemos con excusas quizá tontas....

Asi es el corazón...

negubide dijo...

Judith no se si querras hacerlo pero te he nominado a un meme.
Besitos.

melocotón dijo...

Ainsssssss,el amor,el amorrrrrr...unas veces tan arriba y otras cayendooooo en picado!!!

Féliz finde y un besote guapetona!!!

Sandra dijo...

Mmmmmm no sé que decirte hoy nena, bueno una cosa si, no hables en pasado, que si era tu razón, pronto habrán estas razones.

No sabes la de cosas especiales que van a sucederte en tu nueva etapa, ya lo verás.

Feliz finde preciosa.

Aitor dijo...

Que cierto... :D
Aun poco frecuente... :(
jeje

Casandra dijo...

No, cariño, por desgracia no podemos controlarlo. El ser humano no es racional por mucho que digamos (si lo fuera el mundo no iría así de mal :-S).
Poseer ese instinto a veces nos perjudica, nos empuja al error, sin embargo trata de pensar que en otras ocasiones nos salva de él.

No sé. ¡Es tan tan difícil saber en la vida cuándo estás acertando y cuándo te estás equivocando! Lo único que podemos hacer es actuar lo mejor que podamos y cruzar los dedos.
Sé que siempre lo digo, pero hay que confiar en el destino. Y yo creo que el destino te reserva algo muy hermoso. ;o)

MIL BESOS!!!