11 de agosto de 2008

Querido Diario: A vueltas con la vida...[Día 91]

Al cabo de un tiempo aprendes la sutil diferencia entre tomar una mano y encadenar un alma;
y aprendes que "amar" no quiere decir agobiar al otro y que "compañía" no significa seguridad.

Entonces empiezas a aprender que los besos no son contratos y que los regalos no son promesas;
aprendes a aceptar tus derrotas con la cabeza bien alta y los ojos abiertos,
con la elegancia de un adulto y no con el pensar de un niño, tragandote todas tus lágrimas.

Y aprendes a construir todos los caminos del presente porque las tierras del mañanas son poco firmes para constituir planes.

Planta tu propio jardín y decora tu propia alma, en vez de esperar a que te traigan flores.
Entonces te das cuenta de que a veces es mejor vivir los dos extremos del amor antes de que tener el corazón seco...

Aprende lo que puedes soportar.
Que de verdad eres fuerte,
que de verdad vales mucho...






4 comentarios:

eFe dijo...

y siempre queda taaaanto por aprender

eFe dijo...

y siempre queda taaaanto por aprender

Sandra dijo...

Me encanta ese escrito, lo leí hace mucho tiempo no recuerdo dónde, y lo tengo anotado.

Un beso guapa.

Pilar dijo...

No conocias este texto pero me alegra de que lo hayas puesto en tu blog y haberlo podido leer!

GRACIAS

Besitos
Pilar

(a ver si coincidimos en mess. algun día que hace cien años o más que no hablamos!)